Publicado: 21 de Junio de 2016

Es importante que las almohadillas del perro estén despejadas de pelo por diversas razones.

La principal es porque a través de las almohadillas los perros liberan calor. Si las almohadillas están tapadas por mucho pelo el perro no podrá liberar calor por ellas y jadeará mucho más.

Otra de las razones son las espigas, piedras y chicles que se pueden quedar enganchados en las patitas de nuestra mascota. Una espiga entre las almohadillas del perro puede quedar tapada por un nudo, al andar nuestra mascota se irá clavando la espiga en la piel produciéndole dolor incluso una herida grave.

Los nudos entre las almohadillas son incómodos para el perro y también le producen dolor ya que, al andar, el pelo del nudo irá tirando de la piel de nuestra mascota.

No olvidemos que al caminar sobre unos zapatos de pelo en casa, baldosa o parqué, el perro se resbalará causando caídas o derrapes lo que da lugar a un efecto negativo en sus articulaciones.

Para evitar esto hay que tener un control del pelo que crece entre las almohadillas y cuando veamos que ya está largo llevarlo a la peluquería para cortar el pelo sobrante.